Actualidad

14 Marzo 2018

El alcance de la fabricación inteligente

Con toda la exaltación que rodea a la fabricación inteligente, es fácil olvidar que, en realidad, la implementación de las nuevas tecnologías trata de incrementar el volumen de negocio.

Con toda la exaltación que rodea a la fabricación inteligente, es fácil olvidar que, en realidad, la implementación de las nuevas tecnologías trata de incrementar el volumen de negocio. Aunque los directivos, rara vez, interactúen con estas nuevas tecnologías, son vitales para lograr los objetivos estratégicos de la empresa. La implementación de estas, incluye mejorar el servicio al cliente, lograr eficiencias operativas, innovar para el futuro, reducir riesgos, cumplir con estándares y regulaciones y mejorar la gestión de la empresa.

Por lo general, los primeros objetivos a cumplir han consistido en resolver una serie de problemas molestos y duraderos de fábrica; y satisfacer, con relativa facilidad, las demandas, cada vez mayores, con una mayor agilidad, velocidad, previsibilidad y calidad.

Estas exigencias nunca terminan. Cada implantación de nuevas tecnologías requiere otro, es una carrera tecnológica interminable para servir al cliente de la manera que desea, manteniendo al mismo tiempo, una producción rentable.

“Lo que antes requería generaciones, ahora está sucediendo a un ritmo vertiginoso", dice Erik Nistad, director de ITS para Mondelez International. Como empresa de productos de gran consumo, Mondelez debe producir diferentes productos en diferentes paquetes para abastecer a diferentes clientes en todo el mundo, todos con la misma calidad, dice. En China, por ejemplo, los clientes quieren Oreos con sabor a té verde. En los países del primer mundo, la empresa vende grandes paquetes de galletas; en cambio en los países en vías de desarrollo, se venden paquetes más pequeños.

Satisfacer esas diferencias está impulsando la "necesidad de hacer localizaciones y personalizaciones", lo que exige un nuevo enfoque de la producción, dice. Cuando se empieza a hablar de una cadena de suministro impulsada por la demanda, la fábrica es el núcleo", explica Nistad, señalando que anteriormente la fábrica era un sistema complejo e inentendible para los directivos. “Necesitamos hacer que las fábricas sean más predecibles, fiables y receptivas si queremos satisfacer las necesidades de este nuevo mercado tan cambiante”.

Esto significa que la capacidad de la fábrica es un componente aún más crítico para el valor añadido de la empresa, y es ahí donde la fabricación inteligente marca la diferencia.

Revisemos las características de la fábrica.

Agilidad/Flexibilidad: Dirigir la fábrica en sintonía con el mercado significa vincular lo que se produce en la fábrica con lo que se vende en el mercado. Poder pasar rápidamente de producir un producto a otro o aumentar la producción de un producto de venta rápida puede significar la diferencia entre capitalizar y perder una oportunidad de ventas.

Rapidez: Cada paso desde la decisión hasta la entrega requiere rapidez. En Rockwell Automation, toda la información de producción de todas las plantas de fabricación es visible en tiempo real, según Ken Marapese, gerente de operaciones de MES y servicios de ingeniería. “No tener esa información en tiempo real tiene como consecuencia una toma de decisiones lenta y mala", dice.

Predictibilidad: La capacidad de ajustar rápidamente la producción para satisfacer, digamos, un aumento inesperado en las ventas de un producto particular también debe ser predecible. Ser capaz de decir sí a un pedido inesperado de un cliente grande requiere la confianza que la fábrica puede ofrecer.

Calidad: Por supuesto, la calidad de cualquier pedido tiene que ser perfecta, sin importar la rapidez de entrega.

Cada una de estas características de la fábrica debe ser gestionada con relativa facilidad.

Más allá de la fábrica

Las tecnologías de la fabricación inteligente también están transformando otras estrategias críticas y abordan otras preocupaciones que mantienen a los directivos activos:

Innovación acelerada: Ahora son posibles nuevos enfoques para el desarrollo de productos gracias a lo que se conoce como el "hilo conductor digital", donde toda la información sobre un producto está disponible para todos los responsables de la toma de decisiones a lo largo del ciclo de vida del producto, desde el diseño hasta la entrega. “La creación de una infraestructura inteligente en la que el diseño, la fabricación, la automatización y la cadena de suministro estén perfectamente conectados entre sí y en sincronía con la demanda de los clientes es el requisito previo para lanzar productos innovadores al mercado de forma rápida y eficiente", afirma Raffaello Lepratti, vicepresidente de desarrollo empresarial y marketing de Siemens. Las tecnologías de fabricación inteligente permiten una conexión sin fisuras que, a su vez, mejora la capacidad de la "empresa para poder innovar más rápidamente que la competencia, capturar una cuota de mercado mayor y deleitar a los clientes. “Estos son conceptos necesarios para el crecimiento de la empresa", afirma.

Reducir el riesgo: “Esta infraestructura inteligente también reduce el riesgo”, añade Lepratti. No sólo asegura la calidad de los productos, sino que aumentan la previsibilidad de los ingresos y los costes, que son esenciales para alcanzar los objetivos de facturación. “La fabricación inteligente conecta todas las áreas de la empresa, desde la planificación de ventas y demanda hasta la fabricación y la cadena de suministro, proporcionando visibilidad y precisión para la planificación financiera”, dice Lepratti. También permite a los líderes de las empresas ver y abordar más rápidamente los riesgos asociados con el clima económico mundial, las tendencias de la demanda y las fluctuaciones o interrupciones en la cadena de suministro.

Cumplimiento de normas y reglamentos: Del mismo modo, los sistemas inteligentes respaldan la capacidad de las empresas para cumplir más eficazmente las normas y reglamentos. En Sanmina Corporation, por ejemplo, toda la documentación para la trazabilidad y verificación es recopilada y archivada electrónicamente por el sistema, reemplazando la documentación en papel. Ahora, los auditores pueden "teclear el número de serie y no sólo aflorar el documento, sino también todos los hipervínculos a los datos de la trazabilidad de los componentes", dice Gelston Howell, vicepresidente senior de marketing de Sanmina.

Mejorar el liderazgo y la gestión

Quizás como algo crítico, la fábrica inteligente promete mejorar el liderazgo y la gestión al agilizar la comunicación en toda la organización. Sanmina, por ejemplo, ve la visibilidad que los directivos ganan en el proceso de producción como una extensión de la gestión intuitiva, un enfoque crítico para que los directivos comprendan mejor el trabajo de primera línea. Con cada COO de la compañía, responsable de hasta 20 instalaciones en todo el mundo, la gestión intuitiva no es práctica. En su lugar, el sistema inteligente de la empresa proporciona a los ejecutivos una tablet de control de información en tiempo real de la fábrica, junto con alertas programadas que informan a los responsables de las cuestiones que requieren su atención inmediata.

A medida que maduran las tecnologías de fabricación inteligentes, sin duda abordarán otras preocupaciones a los directivos. Si bien puede parecer que las tecnologías son competencia del liderazgo de la fábrica y no de los directivos, los responsables que piensan en el futuro entienden las ramificaciones comerciales de esta revolución digital.

Vía revista Forbes

¿Quieres estar al día de lo que se mueve en Elara?