Actualidad

23 Mayo 2019

Transformación Industria Alimentaria 4.0

"Por una Industria Alimentaria inteligente, dinámica y conectada"
El pasado 23 de mayo celebramos un Encuentro Empresarial en las instalaciones de Lea ArtiBai (Markina - Bizkaia)
Laboratorio Industria alimentaria

La apertura estuvo a cargo de Isabel Mendiguren, directora del Centro de Formación Profesional Lea Artibai.

Nos habló de los objetivos de la cooperativa “trabajamos para que el desarrollo educativo responda a las características socio-culturales del entorno y por  la formación integral de la persona para el servicio a la sociedad, y como complemento del objeto principal, el desarrollo tecnológico, apoyándonos en actividades de proyectos de ingeniería en colaboración con empresas como Elara Ingenieros”.

 

Igor Agote, Formador y Auditor experto en Industrias Agroalimentarias, presentó a Lea Artibai Ikastetxea, un centro de enseñanza superior que nace en 1957. En los últimos 10 años han preparado a 18.000 estudiantes y creado más de 550 empresas. Conocimos de primera mano cómo impulsan la competitividad de las empresas del sector agroalimentario mediante la formación y la innovación.

Cerrando la presentación de las distintas áreas del Centro, Naia Andonegui como responsable de investigación en el área de alimentación I+D+i Leartiker, nos mostró el perfil más técnico y científico de la institución. 9 publicaciones científicas, 2 solicitudes de patentes, 54 proyectos de I+D+i con empresas y 9 proyectos internacionales mueven un volumen de negocio de 2,8M€. El objetivo del área es aportar valor al tejido empresarial mediante su actividad y su adecuada transferencia en la tecnología de polímeros y la tecnología de alimentos.

 

Son miembros de la mesa de Seguridad Alimentaria del País Vasco y actualmente tienen en marcha dos proyectos: el estudio experimental sobre seguridad alimentaria de quesos elaborados con leche cruda y la definición de la dosificación óptima de sulfito en preparados cárnicos de caducidad corta, elaborados en establecimientos de venta directa.

A continuación, Patxi Salcedo, director corporativo de I+D+i y Calidad del Grupo Alimentario IAN, nos presentó su empresa como referente en conservas vegetales y platos preparados, “con la marca carretilla, somos líderes nacionales de espárragos y platos preparados en ambiente de envase microondable”. Con una facturación superior a los 163M€ en 2018, exportan el 37% de su producción a más de 54 países en los 5 continentes. En este primer bloque también nos habló de dos nuevas líneas comerciales de La Carretilla, la línea eco y la Veggie (según Patxi Salcedo, ésta última es “la rica menestra de toda la vida”…).

En un apartado más técnico, expuso ante todos los asistentes cómo abordan en su departamento la “disminución de los tiempos en el control de calidad y las oportunidades tecnológicas que se presentan” en cuanto a dos temas fundamentales:

Por un lado, la validación del tratamiento térmico (microbiología), presentando los pros y contras de la valoración clásica por un lado, y de la valoración rápida, por otro.También habló del control de alérgenos, “en la actualidad existen 14 alérgenos de obligada declaración (cereales con gluten, marisco, huevos, pescado, cacahuetes, leche, frutos secos, apio, mostaza, altramuces, moluscos, semillas de sésamo, dióxido de azufre y soja”,

En Grupo Alimentario IAN tenemos como meta minimizar el riesgo de episodios de alergias en personas sensibles y maximizar las posibilidades de elección de alimentos nutritivos por parte de consumidores alérgicos”.

Siguiendo el mismo modelo de exposición, habló de los análisis externos con métodos inmunológicos más complejos de analizar y más caros, y por otro lado de los métodos internos con Kits enzimáticos y de proteínas que son más rápidos y más sencillos “son los que utilizamos en IAN”, añadió Patxi Salcedo.

Análisis microbiológico

 

Nuestro siguiente ponente fue Jon Ander Egaña, director general del Clúster de Alimentación del País Vasco (Basque Food Cluster). Nos trasladó una mirada muy inspiradora de los retos y de las oportunidades en el sector alimentario, desde la visión de un mundo globalizado, hasta aterrizar en los objetivos a corto, medio y largo plazo en el desarrollo alimentario de nuestra región.

“Los retos de la cadena alimentaria a nivel mundial pasan por alimentar a 9,7 millones de personas, el cambio climático y cómo está afectando a la producción de alimentos, el tema tan controvertido de las proteínas animales sostenibles, las cantidades ingentes de desperdicio alimentario en una parte del mundo cuando en la otra se mueren de hambre, el gran problema que generan los residuos plásticos y la alerta de la obesidad, éstos son los verdaderos desafíos a los que nos enfrentamos”. 

 

Nos invitó a pensar un futuro cercano (Año 2025) con la producción de comida amigable para el planeta, pensando más allá de la carne y el pescado y con productos que ingerimos como medicina. En un ejercicio de visualizar un futuro más lejano (Año 2050), nos imaginamos la carne cultivada, la expansión de una nueva dieta basada en alimentos del océano y una dieta a base de raíces. Y dejando que la imaginación vuele (Año 2169), nos trasladamos mentalmente a cultivos y granjas en ambientes imposibles o a las dietas óptimas personalizadas. Jon Ander se encargó de que todos los asistentes soñásemos con un futuro inquietante, pero también muy emocionante. Descarga el Informe Sainsbury´s. Future of food report https://bit.ly/2wlOoy5

Apoyándose en Kantar WorldPanel y ya centrándonos en nuestro país, planteó seis grandes retos para el 2019:

(1) Capturar el uptrading. Destacó que “la mejora del contexto económico está relajando la presión sobre el precio de los alimentos, impulsando el crecimiento de las categorías de más valor”. Más del 54% de la población nacional está dispuesta a pagar más por productos que hacen la vida más fácil.

(2) Surfear la ola de la salud. Los fabricantes deben asegurarse de que los productos son considerados como saludables y que tienen buen sabor, ya que el 43% de los consumidores los eligen por placer y practicidad.

(3) Pasar de la gestión comercial a lo estratégico. La Marca es un factor clave para la decisión de compra y continúa ganando peso en la cesta de los españoles. El conjunto de las marcas asociadas a la distribución crece en un +0,4%.

(4) El e-commerce. “Aunque tardará en ser relevante en la cifra global de ventas, debemos empezar a prepararnos para las ventas online”, afirmó Jon Ander.

(5) El Neobasicismo. No es necesaria una “ingeniería compleja” de marketing y trade para crecer, lo que debemos asegurar es tener los básicos perfectos.

(6) Tecnologías digitales de la siguiente revolución. El papel de las nuevas tecnologías será decisivo en la industria agroalimentaria de la mano de la inteligencia artificial: cloud computing, blockchain, 5G, IOT, BigData, drones, robótica… pero también ocupará un lugar fundamental asuntos como la secuenciación del genoma, modificación genética, ADN sintético o la bioinformática.

Cerró su ponencia aterrizando las ideas a la industria alimentaria local, “en nuestro territorio, necesitamos un cambio de paradigma, la innovación tiene que ir orientada al consumidor y no tanto al producto”. “Es fundamental la internacionalización de las empresas, operar en un mercado global y desarrollar mercados”. Una de las mayores debilidades y también oportunidades del sector es la puesta en valor del marketing.

“No solo tenemos que ser buenos, también tenemos que saber vendernos y parecerlo” 

La atracción y retención de talento también fue una de las cuestiones más destacadas en su exposición, “necesitamos profesionales que elijan como opción la industria alimentaria, ya que es uno de los sectores con más potencial de crecimiento y desarrollo”. Destacó la importancia de la digitalización de las empresas alimentarias, “cada empresa tiene que analizar en qué fase se encuentra en su digitalización y avanzar desde ese punto”.

“El término Industria 4.0 asusta a muchas pequeñas y medianas empresas”. “Hay que dar pequeños pasos adaptados a las posibilidades de la empresa, y avanzar en el camino de la transformación digital”.

La última intervención del encuentro empresarial estuvo a cargo de Iñigo Navarro, director técnico de Elara Ingenieros, que se sumó y suscribió las últimas reflexiones del director del Clúster Alimentario del País Vasco.

Elara es una ingeniería experta en soluciones de software para la industria alimentaria, en las reflexiones iniciales, Iñigo nos comentó que “siendo el sector alimentario el que más contribuye al PIB nacional (11%) cuenta con un valor medio inferior al 70% de eficiencia operativa de las líneas productivas, dato que sin duda es una clara oportunidad de mejora del sector”.

Digitalización sector alimentario

 

Elara Ingenieros cuenta con una solución específica para el sector alimentario que atiende a la Calidad y Seguridad Alimentaria 4.0 (Unifikas Food), “la solución atiende a las normativas específicas con altos niveles de exigencia y control como son la IFS o la BRC”, ayuda en la “definición del sistema de gestión y políticas de calidad de la compañía haciendo más ágil y eficiente asuntos diarios como la homologación de productos y proveedores, gestión de no conformidades, auditorías internas y externas…”

“La solución tecnológica Unifikas Food contribuye a la excelencia operacional alimentaria, mejorando la eficiencia operativa, incrementando la satisfacción del cliente e impulsando el rendimiento financiero de las industrias”.

Otra de las líneas importantes y complementarias de Elara Ingenieros es la de la analítica de datos industriales, destacando que debe ser utilizada como palanca clave de la Food Industry 4.0, ”mediante la digitalización y la explotación de los datos, se espera que las industrias generen importantes retornos anuales…”Para optimizar la calidad e I+D, los recursos en fabricación y el mantenimiento predictivo, Elara trabaja con la analítica de datos generando conocimiento del proceso, ayudando en la identificación de palancas clave, prediciendo para poder anticiparnos y finalmente, realizando una simulación para conseguir la optimización de los procesos”.

Todo lo anterior brinda importantes oportunidades de mejora, siempre y cuando utilicemos las tecnologías y palancas disponibles. “Es importante que cada industria alimentaria, independientemente del tamaño, se plantee testear y experimentar con la tecnología y construya una hoja de ruta hacia la Industria Alimentaria 4.0”, concluye Iñigo Navarro.

¿Quieres estar al día de lo que se mueve en Elara?