Actualidad

04 Abril 2019

Ciencia y tecnología al servicio de la industria agroalimentaria

Llegan los sistemas y productos inteligentes y conectados a la cadena de valor de la industria agroalimentaria, y ¡han llegado para quedarse!

No es una opción, sino una necesidad imperiosa y una obligación para todas las industrias del sector, producir de manera más eficiente y flexible, en un entorno conectado dentro de una fábrica inteligente.

Cambio de paradigma: un sector como el agroalimentario, en el que participan actores tan diversos como productores, procesadores, cadena de suministro y consumidores finales, la tecnología ha dado lugar a nuevas formas de hacer.

La clave del uso de la tecnología está en la mejora en el proceso de toma de decisiones de productores, ganaderos y agricultores para conseguir incrementar la eficiencia de sus producciones.

Uno de los retos globales es conseguir producir más productos con menos recursos, sabiendo el problema añadido de contar cada vez con menos terreno y el incremento de la población a nivel mundial, lo que significa mayor consumo.

La tecnología muchas veces viene de la mano del contexto o circunstancia socioeconómica de la región. El no disponer de personal para atender las explotaciones agrícolas o ganaderas, está haciendo que se plantee el desarrollo de robots, sustituimos personas que no tenemos, por robots.

Los procesos productivos se han digitalizado y adaptado a nuevas formas de trabajar; las industrias del sector alimentario, ahora disponen de datos que no están aislados, que se pueden interpretar y relacionar para obtener información valiosa. Estos datos nos hablan de qué modo podemos mejorar los procesos, mejorar la calidad de los productos, en qué podemos ahorrar costes, etc.

Los propietarios de cosechas y explotaciones, pueden revisar el estado de las mismas de forma más rápida y mucho más fiable de como se venía haciendo, esto les permite monitorizar lo que sucede en su plantación o explotación en el mismo momento que sucede. Posteriormente y gracias a los históricos de datos almacenados, pueden realizar análisis y anticiparse con decisiones basadas en comportamientos y ocurrencias pasadas, optimizando los costes y maximizando la producción.

Todo ello sin olvidar que las personas son figuras clave dentro de la industria, por lo que el talento y la formación se sitúan como elementos estratégicos para asegurar la competitividad.

En Elara estamos dispuestos a presentarte las oportunidades que nos ofrece la era 4.0.

 

¿Quieres estar al día de lo que se mueve en Elara?